jueves, 5 de diciembre de 2013

De tesis, tribunales y comilonas

Mi querida Pe ya ha terminado su tesis y en un par de semanas estaremos todos (los que queramos) viendo cómo la presenta ante un tribunal de rancio y abolengo. Esta presentación ha suscitado un interesante debate en nuestro grupo "feisbuquiano" de amigüitos hungaricos que podemos resumir como: ¿es "obligatorio" invitar a comer a los señores del tribunal una vez acabada la presentación?

Yo de estas cosas (tesis, doctorados, tribunales...) no sé mucho porque nunca le vi sentido a hacer algo así (ojo, a hacerlo YO, no a que lo hagan los demás), así que no estoy nada puesta en las costumbres y deberes que los rodean. Al parecer se considera una tradición que el que lee la tesis pague la comida. Pero claro, ¿por qué motivo, más allá de la tradición, una persona en paro, sin entradas económicas y que ya ha soltado una buena pasta para financiar la realización y publicación de dicha tesis está también obligada a pagar la comida de un grupo de personas que lo único que van a hacer (en su mayoría) es sentarse a hacer como que escuchan?

Una parte del grupo afirma que está feo no invitar, aunque sea a una comida, a una persona que viene del extranjero a juzgar tu tesis, pero ¿no es eso una especie de soborno? Otros afirman que debería ser el departamento quien se haga cargo de ese gasto, pero de ser así estaríamos en las mismas, puesto que es dinero que viene de las tasas universitarias y que no debería invertirse en comilonas para señores importantes. Por último, hay quien defiende que unas cervezas en la cafetería de la facultad, vale, pero que nada de comidas a lo grande en el restaurante chachi de turno.

Yo soy de las que opinan que bastante es ya tener que pagar (y no poco) por aportar un trabajo de investigación que va a servir para ampliar y mejorar las bases científicas de su ámbito como para encima tener que gastarse un pastón equivalente en invitar a comer a personas que ni saben realmente de qué va tu trabajo ni les interesa más allá de "por lo menos me invitan a comer". Distinto es tener un detalle con ese profesor o profesores que te han dirigido el trabajo, te han ayudado y, en definitiva, han contribuido a la realización del proyecto.

En fin, que este es nuestro jueves. ¿Qué opináis vosotros? Los que hayáis presentado una tesis, ¿invitasteis al tribunal después?

1 comentario:

Jordi Balcells Antón dijo...

Yo opino como tú de los doctorados, pero si me viera en esa tesitura, probablemente invitaría a un par de cañas con sus tapas, y a correr.

A todo esto, una idea tonta. ¿La nota la ponen antes o después de la hora de la comida? Ejem.