miércoles, 12 de febrero de 2014

El drama del hetero alfa

Os cuento la historia.

El viernes salimos con un compañero de trabajo de Tony, entrenador de rugby, y todo su equipo de jugadores (huelga decir que OHMAIGÓ, a cual más buenorro). Todo muy bien, muy divertido y muchas cervezas. El chico, simpatiquísimo y, como es mitad griego, mitad australiano, podíamos hablar en inglés sin problema. Eso sí, es un superhetero de estos que se pasan la noche hablando de a quién se follarían y a quién no y, además, muy alto, fuerte y petado.

Avanza la noche y el chico cada vez más cariñoso: que si ahora te abrazo, que si te acaricio aquí, que si allí, que si "uy, se me ha escapado la mano"... En fin, lo típico. Tony me insistía en que me lo llevara a casa y yo diciéndole que ni loca, que no tenía el chirri pa farolillos (ya sabéis que mis farolillos son especialitos) y que, aunque es muy simpático y está muy bueno, no es mi estilo. Al final acabamos en un bareto super pequeño con este chico enseñándome a bailar al estilo griego en un despliegue de talentos digno de un pavo real (en serio, muy fuerte todo) que incluían cosas como: "pero toca mis pectorales, verás qué duros" o "mira, dame tu mano, que te voy a enseñar por dónde me partí la pierna". Aham. Bueno. Tony no se acuerda pero, de vez en cuando, me veía la cara de "miiiii madre" intentando esquivar todos los acercamientos raros y se reía. Llega un momento en que asumes que el alcohol ha tomado posesión de la gente, yo incluida, y no le das más importancia a las cosas.

Total, que llega el momento de irnos y pillamos un taxi, nosotros dos detrás y Tony delante. Vamos hablando tan normales y de repente empieza con el "you're so beatiful", "you have such lips", "oh, your eyes" y yo superdigna con el "thanks, but you're drunk and can't think straight". Total, que cuando en un alarde al más puro estilo Hollywood está a punto de abalanzarse contra los "such lips", el taxi se para y nos echan de él porque Tony había tenido un pequeño percance que no gustó mucho al taxista. A partir de ahí, todo drama. No os voy a agobiar con detalles, así que resumo en que cada uno a su casa, el Niño Dios a la de todos y el chico un poco cabreado.

A la mañana siguiente, Tony le escribe para disculparse por lo del taxi y no obtiene respuesta. El domingo lo intenta de nuevo y tampoco. El lunes, tampoco. Total, que el martes, en la ofi, el chico le escribe y atención al drama: que se cabreó y llevaba 3 días sin hablarle porque, además de que nos echaran del taxi, cosa comprensible... "he couldn't get laid". Ahá. Vale. Total, que siguen hablando y Tony, que es un liante y se ha propuesto liarme con quien sea, le pregunta: "bueno, ¿entonces qué te pareció mi amiga?", y su respuesta fue algo así como: "oh, she's very nice, but only as a friend, not that I am interested". Aaaahá.

Y así, amigos, es como un macho hetero alfa soluciona sus "issues". A mí me da bastante igual y estaré encantada de volver a salir tanto con él como con todo su equipo (especialmente con un pelirrojo que a Tony le pareció horrible y cuya barba a lo Erik el Rojo a mí me puso palote), pero si vuelvo a notar una de sus manos sobre mi cuerpo tendré que espetarle un: "sorry, you're very nice, but only as a friend, not that I am interested". Hembra hetero beta style.

Por cierto, estoy en Atenas. Hola.

4 comentarios:

Jordi Balcells Antón dijo...

Es un mecanismo de defensa perfectamente válido para tener un 100 % de éxito en ligues. Si, al fracasar, niegas que estabas intentando ligar, en la práctica ligas todas las veces que lo intentas. Yo me aplico un teorema derivado de este, aunque menos triunfalista.

Alemanita dijo...

Pfff, no sé, no sé, a mí no me parece un mecanismo tan válido... Personalmente (y vale que a lo mejor puede que yo tenga un puntito raro) con esa estrategia el chico ha perdido cualquier oportunidad que hubiese podido tener de acostarse conmigo. Y ojo, no lo digo en plan "porque yo lo valgo", sino porque esa actitud me hace sentir entre mujer-trofeo y mujer-desprecio y ninguna de las dos opciones me gusta. No sé qué tiene de malo reconocer que quieres acostarte con alguien, la verdad...

Jordi Balcells Antón dijo...

No lo había visto así. Suponía que, si se había puesto en ese plan, era porque había asumido su derrota y prefería salir con la cabeza alta, en plan «aquí no ha pasado nada». Pero si todavía tenía posibilidades en un futuro, entonces sí que la ha cagado. Es una posibilidad que no había contemplado.

Alemanita dijo...

Hay que contemplarlo todo siempre, joven padawan, que uno nunca sabe de dónde va a salir el próximo revolcón, jajaja.