miércoles, 27 de agosto de 2008

Y surgió la chispa

Bueno, lo que tenía que pasar, pasó. O casi...
Jamás había usado el truco de dejar un número de teléfono escrito en un paquete de tabaco vacío, ni tampoco esperaba que nadie lo viera y mucho menos que lo usaran. Pero el destino, amigos míos, es inevitable, y este fin de semana tengo una cita con un lindo camarero portugués que estará "sozinho" en casa y que no para de mandarme mensajes de lo más tierno y bonito. Supongo que me durará dos semanas, me aburriré de eso de "fufinha" y me buscaré un jebocho que me ponga los puntos sobre las íes, pero hasta entonces, el pequeño Daniel promete, y esa sonrisa vista en la oscuridad de un paseo por la Ribeira tiene que ser espectacular...
En fin, amigos: ¡Alemanita vuelve a las andadas!

4 comentarios:

Greeny dijo...

Si se llama Dani como yo, promete, sí xD

PD: Para tu próxima escapada alemana, me llamas xD

PD2: Sí, he vuelto xD

Alemanita dijo...

Sr. Greeny!!! Bienvenido!! Qué alegría saber de usted!!

Pues la próxima escapada espero que sea para la Oktoberfest, así que si te animas, ya sabes dónde encontrarme!!!

Beijinho!!!

Greeny dijo...

Al final, en dos semanas, me voy de Interrail a Berlín, Amsterdam, Bruselas, Paris y Londres.

Así que voy servido, pero te tomo la palabra :)

Saludos.

Alemanita dijo...

JODER, cómo te envidio...

El verde del fondo del blog no tiene nada que ver con el dem i cara :P
Pásalo geniaaaal!
Yo al final me voy el 11 de octubre a Madrid a un concierto de Reincidentes :)