jueves, 11 de junio de 2009

Y otro granito de arena

Ea, ya estoy indignada otra vez con la empresa, y es que ni en festivo me escapo de ese hálito infernal...

A principios de semana llevé a secretaría los nuevos datos de mi cuenta bancaria, para los ingresos de las nóminas, o al menos, para lo que deberían ser los ingresos de las nóminas. No esperaba que fueran a hacerlo bien hasta dentro de 2 o 3 meses, por aquello del conocido comportamiento ensayo-error por el cual especies como los monos consiguen aprender cosas. Pero cuál fue mi sorpresa al aparecer la secretaria el martes por la tarde en el departamento para decirme que ya le habían dado mis datos a la jefa y que esa misma tarde me iba a hacer el ingreso del sueldo del mes pasado. Pero como nada puede ser perfecto, había una segunda parte: querían volver a ingresarme el sueldo de Marta, que la pobre lleva aquí desde noviembre y aún no ha conseguido abrir una cuenta. Le dije que, si esperaba una semana más, hasta el lunes, Marta ya habría vuelto de sus vacaciones y podría facilitarles su nuevo número de cuenta y todo eso, y me respondió que mejor no, que la "señora" tenía dinero ahora (o sea, que sabe Dior cuándo volverá a tenerlo), y que prefería pagarnos ya. Pues bueno, por mí, estupendo, que tengo que gastarme 400 euros en billetes de avión esta noche. Le dije que hiciese lo que quisiera, pero que si ingresaba el dinero de Marta, hiciera el favor de poner su nombre en el motivo del ingreso, porque ya están las cosas chungas de más como para meternos también nosotros en líos de nóminas y demás.

Bueno, pues como era de esperar, no han hecho nada bien.

Acabo de meterme en Internet a mirar la cuenta para hacer una transferencia y, cuál ha sido mi sorpresa al ver que:

1. Me han ingresado LA MITAD de MI sueldo, cosa que ya dijimos EXPLÍCITAMENTE hace un mes que no queríamos, SIN PREGUNTARME.
2. Me han ingresado la mitad del suelo de Marta, o eso creo yo, porque
3. NO han puesto el nombre de Marta en lo que yo creo que es su sueldo.

Tengo un cabreo encima que no me lo quita ni el Tato, ¿Es que JAMÁS van a conseguir hacer UNA SOLA COSA BIEN? Parece que no. Y no quiero ni mirar la cuenta antigua, porque seguro que me han ingresado la mitad de alguien más ahí o vete tú a saber...

Cuánto inútil suelto hay en el mundo, señor...

1 comentario:

· Ademyr · dijo...

j o l i n e s . . .

maldita burocracia laboral.

a mi me paso una vez que me depositaron mas de mi sueldo y no les dije nada, pense que me iria al infierno por no haberlo dicho..

al mes siguiente me depositaron menos.. osea lo que me habian depositado de mas.

fin.

:(

que se vayan al infierno.