lunes, 25 de enero de 2010

Buscando mi sitio... otra vez

Hace ya un par de semanas que tengo varios pensamientos de estos rarillos rondando por mi cabeza y no soy capar de darles forma del todo; supongo que todo esto es una consecuencia de no tener muy claro en qué punto de mi vida estoy, y que, siendo como soy, en algún momento tendré que explotar. No sé.

El caso es que llevo en Granada ya casi dos meses (no tanto, tal vez mes y medio), y aunque estoy agustísimo, no acabo de sentirme cómoda del todo. No es por vivir con mis padres ni nada de eso, sino por el hecho de que ahora mismo no tengo muy claro hacia dónde voy ni a dónde pertenezco. Esto es una consecuencia de que casi todos los días alguien me pregunte, ya sea en persona, por mail o por teléfono, que cuáles son mis planes, que cuándo me vuelvo a Portugal, que si voy a volver, que qué hago ahora, que qué voy a hacer después... Y la verdad es que me encantaría tener una respuesta clarísima y objetiva para todos, pero no es así, así que sonrío y digo que aún no lo sé, que estamos en ello, etc. El caso es que el no saber nada a ciencia cierta de lo que me espera en los próximos meses hace que las cosas que vivo ahora sean algo... no sé... ¿irreales? No quiero ni puedo hacer planes a largo plazo de nada y para nada (viajes, visitas, trabajos, etc), pero eso no quiere decir que no me lo pida el cuerpo. Por aquí la gente no deja de independizarse, todo el mundo se busca su agujerillo y va un poco a su bola (cosa que es normal), y yo no dejo de pensar que si bien me mantengo siempre ocupada, lo que hago ahora no me garantiza alcanzar lo que anhelo. No sé si este trabajo va a salir adelante, no sé lo que voy a aguantar si vuelvo, no sé lo que aguantaría aquí, no sé de dónde voy a sacar el dinero y no sé qué va a ser de mí. Creo que hay demasiadas cosas que quiero hacer y que estar así un poco en el limbo no ayuda a calmar mis ideas. Bueno, y eso sin pasar al plano personal, porque ése es otro caos...

En fin, que no sé, no sé nada. Me gustaría saber cuánto va a durar esto para de ese modo distribuir mejor mi tiempo y mis energías, pero la verdad es que no es tan fácil. Además se me acumula el trabajo, porque si bien ahora mismo hago cosas para este chico, no puedo dejar de aceptar trabajos por los que me vayan a pagar, aunque sea poco, y basta que tengas un plazo algo ajustado para que salgan 3000 cosas más y ya no des abasto.

En fin, que estos son desvaríos de un lunes a las 00:30 de la noche, con un texto de cardiología entre las manos al que me encantaría dedicarle más tiempo a pesar de que no vaya a ser posible y con una cabeza que no tengo muy claro dónde está.

Eso y que, por más que lo busco, no termino de encontrar mi sitio.

2 comentarios:

nuria dijo...

¿No te ves en nuestra casita junto a la playa por la zona de Matosinhos (u otra) que ya sabes que yo no soy muy exigente...?
Pues yo si que te veo :)
Besitos pili-pili y no pienses tanto que un día tu sitio te encuentra

Alemanita dijo...

Ains... cuán sabia eres, Nuri-Nuri...