lunes, 3 de marzo de 2008

Sueño

Esta noche me la he pasado entera soñando con mis alemanitos, especialmente con Christian y Marcel, y más aún si cabe, con René. Me he levantado con una sensación de pinzamiento estomacal algo curiosa, ya que mi maravilloso subconsciente se ha dedicado a reproducir antiguos sentimientos que yo creía, cuando menos, aparcados. Y es que es realmente difícil aparcar algo que no se ha llegado a desarrollar del todo.

Necesito mucho, muchísimo, volver a Berlín, y así comprobar si todo sigue siendo como era hace unos meses, si todo ha muerto o si, por el contrario, sigue más vivo que nunca.

Somos curiosos, los seres humanos...

2 comentarios:

Ana dijo...

Yo anoche lo pasé realmente mal también por un sueño del estilo, pero más desagradable... no hay peor cosa que no saber lo que uno siente por una persona, sino saber que le tienes miedo...

Greeny dijo...

Berlín rules