martes, 13 de junio de 2006

Indignación

Me había propuesto no utilizar mi blog para escribir cosas de corte político (ya se sabe que a todos se nos calienta la boca con este tema), pero es que después de haber visto las noticias de hoy no he podido evitar venir aquí a gritarle al mundo lo indignada (si esa es la palabra) que me he sentido viéndolas. Voy a intentar escribirlo lo más objetivamente posible.
Hoy ha comenzado el juicio de un "señor" etarra que Francia entregó "temporalmente" a España hace unos meses. A este "señor" se le imputa, entre otros, el asesinato de Miguel Ángel Blanco (crimen que todos tendréis en vuestra mente). Bueno, pues el "señor" ha acudido con su compañera sentimental, también acusada de otros cargos. Ya sabemos que éstos "señores" están orgullosos del trabajo que desempeñan, y el orgullo es algo muy jodido. A la pobre pareja le ha parecido humillante tener que ponerse de pie delante del juez durante el proceso, cosa que puedo llegar a entender. ¿Por qué tengo que ponerme de pie delante de alguien a quien no respeto? Pues mira, es un formalismo y hay que joderse. Han sido los policías quienes le han obligado a ponerse de pie. No contento con eso, y para seguir seguir expresando su descontento y orgullo, y en un acto completamente infantil, le ha dado la espalda al Tribunal y se ha apoyado en el cristal de la cámara donde estaban, acto en el que su compañera se ha apresurado a seguirlo. Me parece algo totalmente estúpido e inmaduro. Pero lo que de verdad me ha resultado indignante ha sido que, durante todo este tiempo, y mientars se leían los cargos de su acusación, se riese. Lo siento, pero no he podido contenerme. ¿Cómo es capaz de reírse? ¿Qué macabra gracia tiene el hecho de haberle quitado la vida a personas inocentes? ¿Dónde está lo divertido? "Oh, sí, qué poderoso soy, soy famoso por haber cometido uno de los asesinatos más crueles de la historia de España, qué orgullosos nos sentimos tanto mis compañeros como yo"...Por favor...Me parece muy bien que cada uno tenga sus ideas políticas, sus creencias y su libertad de expresión. Lo que jamás entenderé es cómo se puede defender a gente que mata a sangre fría por algo que llaman "su causa", y mucho menos, que se regodeen en ello...
Al final no he conseguido ser tan objetiva.

3 comentarios:

Jbeer dijo...

Es complicado ser objetivo con estas cosas...cosas que hierven la sangre. Lo que cuentas no es nuevo, cada vez que hay juicio contra etarras o simpatizantes, siempre lo mismo...despreciando, riendose de la justicia y de todo de lo que se les juzga.¿Que clase de moral tienen esta gente? Quizás se sientan como los "salvadores" del pueblo vasco, quizás se sientan como "la alianza rebelde" en "Star wars".....No tiene ni puta gracia.
A lo largo de mi vida, he tenido que aguantar chistes sobre mi procedencia, la verdad es que es un poco jodido, que te comparen con un etarra, por el mero exo de nacer en Vitoria. Me parece denigrante...No todos los vascos somos etarras...
Ojalá se acabe de una puta vez esta absurda "guerra" y todos aquellos que hicieron tanto daño, se pudran en la carcel...

Alemanita dijo...

Lo peor es que no lo harán, ya sabéis cómo funcionan estas cosas...

grigori dijo...

Qué esperabas? Esta gente son simples asesinos; gente inherentemente violenta y con poca personalidad, presa fácil para un "ideólogo" con un poco de labia.
Los primeros integrantes de E.T.A. sí tenían una causa por la que luchaban, que nos podrá parecer mejor o peor, pero ahí estaba. Los de unas décadas a esta parte son simples mercenarios al servicio de listos que utilizan esa supuesta "causa vasca" como medio para enriquecerse a base de la extorsión.
Al final pringará, no los treinta años máximos estípulados por la ley, con suerte unos quince o veinte... Déjale que se ría, animalico.

Por cierto, el asesinato de Miguel Ángel Blanco fue el más mediático de la historia de España (y uno de los mayores errores de E.T.A., por cierto), pero no el más cruel. Vamos, ni de lejos.

Salud.